lunes, 22 de febrero de 2010

De amor

Son los poemas dedicados a una sola persona, ella sabe bien quién es:

TE PERTENEZCO

Qué palabras pueden hablar de ti,
que no se hayan dicho ya,
que no sean meras repeticiones de otras bocas,
que no sean palabras aprendidas de los demás.
Cómo se puede llamar a un sentimiento nuevo,
que me aleja de lo que soy para convertirme en lo que soy junto a ti,
en lo que me haces ser a través de ti y todo lo que rodea a tu nombre,
a tu cuerpo,
a tu forma de hablar...

Si te parece que la luna es más grande
o que el sol nos da un calor diferente,
cómo se llama eso,
cómo nombrar el amor
cuando lo han repetido tantas veces,
y sientes que nadie lo ha podido encerrar en ti
como se encierra con nosotros
la sensación de pertenecernos.

Te pertenezco,
en el hueco que formas con tus brazos
quiero vivir mi vida,
la única vida que elegí,
igual que las estrellas en el cielo
están en su lugar,
o como el árbol
por el que pasan los años,
o como el hombre viejo
que ya ha vivido todo
quiero ser a tu lado.

Quiero convertirme en una flor
o en agua de mar
que toca tus pies,
para decirte que te quiero,
y que nadie
lo podrá decir como lo digo yo esta noche
con la sinceridad del que no espera ya más nada de la vida
porque lo tiene todo.

Te pertenezco.

***

DESPUÉS DE AMARTE


Si tengo que morir un día
abandonar la vida que me toca,
quiero que sea en esta paz que siento
de cielo azul
y sombra sobre el cuerpo.

Si no han de ver más luz mis ojos
ni albergarse en mi sangre mis recuerdos
como ceniza que se lleva el viento,
quiero dejar en mí tu imagen rota
en el perfil dorado del reflejo
que ahora entre mis párpados encierro.

Así, después de amarte
como calma que empuja las nubes,
como blanco de luna por el cielo.
Así, después de amarte
solo con la verdad trenzada aquí en mi pecho,
abandonarlo todo
sintiendo amor
consciente
feliz
por haber sido tú en mi vida
el único lugar donde sentí consuelo.


***
SIEMPRE

Siempre podré decir que te he querido,

que te sigo queriendo, que te quiero,

que tu mirada es el lugar que espero

y el lugar de este mundo en que he nacido.


Siempre pronunciaré agradecido

tu nombre, -tienes nombre de lucero

pues todo lo iluminas por entero

como un sol que está siempre amanecido-.


Siempre podré decir que he sido tuyo

que me has dado la vida entre tus brazos,

como el agua calmada de una fuente.


Siempre podré escuchar ese murmullo

que hace tu corazón en tus abrazos,

y en los que viviré contigo eternamente.

***

VIVIR ES AMARTE


Todo podrá venir, el mal, la muerte
y nada matará este amor. Lo sé.
Y no puedo explicarlo, es una fe
que me hace más real, más fuerte.

No habrá nunca otra luz que me despierte
que no sea tu mirada, en la que fue
escondida mi vida y su porqué
para que me encontrase al fin y acierte.

Para que acierte como el mar se orilla
hasta su costa, hasta su ansiada arena,
llegando hasta su límite, su cero.

O como el peregrino se arrodilla
ante la imagen a que se condena.
Vivir es sólo amarte, y yo te quiero.

***

TU CARA


Jamás olvidaré tu cara, cielo
de todo cuanto puede verse, cumbre
de simetría humana. El sol que alumbre
mi oscuridad lunar de hielo.

La calma conseguida de un consuelo,
la paz y la verdad de una costumbre,
horizonte sin fin, incertidumbre,
como las flores al crecer del suelo.

Si lo hermoso me cabe en la mirada
como mi muerte donde esté lo eterno,
como mi negra sombra en la luz clara.

Al mirarte comprendo que no hay nada
que sea ya imposible y que el infierno
existe, porque Dios hizo tu cara.


***
A TU AUSENCIA

Cada día que pasa es como un mundo
Si no estás a mi lado tú. Mi vida
es una oscura calle sin salida
y yo un abandonado vagabundo.

Siento pasar en mí cada segundo
Porque tu ausencia es una abierta herida
Que me sangra en el alma incomprendida
Y cada día el corte es más profundo.

Pero amo este dolor y esta tristeza
Porque tu ausencia es la que los provoca
Y yo aferrado a ella en mí te espero.

Que no hay mayor altura ni grandeza
Que esperar a poder besar tu boca
Y a mirarte y decirte que te quiero.
***
REFUGIO

Como un río de sangre de alegría
se aleja con las nubes mi mirada,
y dentro mío luz, una alborada,
mi corazón es una guardería.

Sol de mi noche, luna de mi día,
eres el mar y quiero ahogar mi nada
única estrella de mi madrugada,
verdad que siento sola como mía.

Ya no puedo dejar de estar contigo
te siento cerca, traes cada segundo
de vida.Ven, porque eres lo correcto.

Refúgiame en tus brazos como abrigo
de todas las mentiras de este mundo,
tú que haces de mi vida algo perfecto.