jueves, 11 de marzo de 2010

No sabían que era imposible, por eso lo hicieron


No se puede regresar a un lugar que ya no existe.
Hay horas en que me gustaría volver a nacer, y pienso si dentro de veinte años querré regresar a este momento, donde no sé lo que me habrá pasado hasta entonces, para entonces será demasiado tarde para todo, igual que ahora lo es.

Cuando somos conscientes de algo siempre es demasiado tarde.

Lo único que espero que no me abandone nunca son mis sueños y las ganas de leer, ese día se habrá acabado el mundo para mí y yo para el mundo. Estoy seguro de no saber hacer otra cosa que soñar, leer es lo mismo que soñar pero a través de las palabras.

Ojalá supiera aprender a vivir, creo que alguna vez lo logré y no fue a tu lado.

Al final todo nos abandona, incluso la vida.