domingo, 23 de mayo de 2010

Hubo un día











Hubo un día

Recuerdo que hubo un día en que creía que la vida tenía algún sentido,
el sol daba su luz como un latido, no existía ninguna lejanía.

Su mirada enredada con la mía, su voz de flor, milagro inmerecido,
la certeza de haber sido nacido para escucharla cuando se reía.

Y del mundo sobraba la tristeza,
el tiempo era un lugar primero y puro,
el amor era el único motivo.

Pero al final
de toda esa belleza
no queda más que un solo cuarto oscuro
en el que pienso en ella mientras vivo,
en el que pienso en ella mientras vivo,
en el que pienso en ella mientras vivo.