jueves, 17 de junio de 2010

Viktor Safonkin




Romper,
poner ante los ojos un motivo
para ser nacido,
para anhelar nombrar al Dios, a los Dioses,
sentir
que la materia y la imaginación
se concretan, se desgarran,
y son posibles bajo la luz de la mirada.
Viktor Safonkin,
pintor de manos imposibles
donde el Dios y los Dioses bendijeron
el increado sueño de su inmortalidad.