martes, 24 de agosto de 2010

El dilema



"Imagínate tú,
imagínate tú por un momento"
Pepe Hierro

Está en tus manos decidir, por mucho que las circunstancias te condicionen, todos los caminos surgen de ti, y en ti está la salida, el camino que te lleve donde quieras llegar a estar, el lugar donde ames y seas amado, sin condiciones, sólo por ser tú, ese lugar empieza en ti. No es fácil decidir, no es fácil vivir con la sensación de dar pasos en falso, todas las direcciones conllevan pérdidas, dolor e incertidumbre. Es igual el camino que escojas, por un lado te herirás a ti mismo y a parte de los presentes, y por el otro te harás feliz a ti mismo y los que queden a tu lado.
Si has cometido errores, valóralos en toda su profundidad, en toda su medida, guarda en ti la potencia de su arrepentimiento, del arrepentimiento más sincero, del que pesa en el silencio de lo nunca antes nombrado y convierte esa fuerza negativa en amor contigo mismo, tiéndete una mano, como lo harías con quien amas, como si fueras tú tu mejor amigo, y trata de aprender la lección que los errores dejan, huir de ti no soluciona nada, siempre te acabas encontrando.
Y si has acertado, pregúntate cómo lo hiciste, pregúntate qué parte de ti te condujo a aquel camino. Imagina cuándo decidiste tomar ese rumbo, revive esa angustia y ese vértigo previos, ¿no parecían la meta, el objetivo, la ilusión de alcanzar lo que anhelabas también lejanos entonces?

Es tu responsabilidad, todos tus actos son responsabilidad únicamente tuya, no hagas a nadie más partícipe, si hay culpa es tuya, aprende a perdonarte como si fueras otro, y si hay gloria también, aprende a valorarte justamente como si se tratara de alguien ajeno. Incluso en los momentos en que actuamos como parte de un todo, siempre decidimos nosotros, de uno en uno.
Decidir, tomar decisiones, es partirse, es quebrarse, no es nunca fácil, todas tus decepciones fueron un día una decisión, pero también todos tus buenos momentos.

No es egoísmo, es responsabilidad. Elige, elige sólo para ti.

A lo mejor tú no te das cuenta, pero todos lo han hecho.