jueves, 28 de octubre de 2010

La grieta



"Lend me your eyes,
cause I´m losing my sight"
S.W

Creo que no tiene sentido buscarle el sentido a las cosas, las cosas tienen su sentido mientras las haces, o lo tuvieron mientras las hacías, o lo tendrán cuando las hagas. Sin embargo, hay veces que es imposible no sentirse perdido, completamente perdido.
Te detienes un momento, lo miras todo, el pasado, el presente, el previsible futuro, los que quedan y los que te faltan y no sientes si no una pérdida de la inocencia, y el paso del tiempo como una grieta en algún lugar de ti que cada día se hace más grande, y te rompe despacio. Pese a eso, soy consciente de que las alegrías y las tristezas, los abandonos y las historias de amor, no dependen del todo de nosotros y que la mayoría de las veces ni siquiera hay un culpable, no hay nadie a quien señalar, el vaso se cae de la mesa y se rompe, se va la luz, se seca la tinta del bolígrafo, tienes que irte al extranjero. Las circunstancias se amontonan y no encajan, las ideas son inconjugables, a Orestes le persiguen las furias y Edipo se ha arrancado los ojos. A veces en las estaciones de tren o de metro, me da miedo ver a tantas personas juntas, pienso en los problemas de cada uno, en el desastre... ¡Cuántos problemas Dios mío! Para compensar la balanza negativa a la que siempre tiendo me digo, y cuánta voluntad y esfuerzo en tratar de meter la cabeza en algún sitio, unos estudios, un trabajo, llegar a tener tu refugio, una familia con quién, para qué...
Al final en el fondo para nada, pero el final, el sentido último es lo de menos, pues como he dicho al principio: Las cosas tienen sentido mientras las hacemos.

La grieta se abre, eso es todo.