lunes, 13 de diciembre de 2010

La noche en la que todo cambie



Estoy tan cerca de tu alma y de su luz, porque las almas de todos están hechas del fondo de luz con el que miran los ojos, que tengo miedo, miedo de que todo pueda ser perfecto y se tornen inútiles el resto de las cosas, el tiempo que ha de venir, lo que quede por hacer, las calles ahí fuera... Perfecto, porque quedará dentro de mí para siempre, perfecto porque provenga de ti, perfecto porque cualquier palabra o gesto será incapaz de definirlo, lo mismo que una ola de mar no puede ser ola fuera del mar, porque ola, mar y luna son lo mismo. Perfecto, porque seremos a una sola vez, por un instante o durante años, poco importa. Eso nunca me ha importado demasiado.

La noche en la que todo cambie,
la noche en que no existan más distancias,
apresaré el azul con mis latidos
para llevarte con mi sangre.