sábado, 12 de marzo de 2011

El mar y nada más



"El mar y nada más"

Luis Cernuda


A un enamorado

Una palabra encierra todo,

un cuerpo y una voz, una mirada,

un presente infinito como el cielo,

una inmensa presencia como el mar.

Abrir el pensamiento como un libro

en el que sólo están escritos vuestros nombres,

el contorno o el trazo de la vida que evocan.

Latir con un motivo,

tener o ser una razón

que permita habitaros

en esta tierra y este tiempo,

y os haga vuestros.


Y sin embargo lo destruyes todo

como fuego,

ardes buscando la ceniza, desapareces,

buscas reconocerte en la ceniza

que formas con tu propio olvido,

como si al destruiros de antemano

os contuviera el tiempo para siempre.



Sólo por lo que encierra una palabra,

todo puede encerrarlo una palabra

única, la única

que al fin y al cabo te pronuncia.

Una palabra, un sol, un astro luminoso ante el que no hay nada si no claridad,

verdad que ocupa todo,

como la luz ocupa todo,

como ella en ti lo ocupa todo,

presencia inagotable,

río, amor,

absoluta unidad concatenada

su luz, su imagen, su mirada.


Amor y nada más que amor, repites,

te copias como un reflejo

con el alma incendiada de flores o de sangre,

-para ti son lo mismo-

con el cuerpo buscando sus brazos, sólo los suyos,

esos en los que ya no hay nada más porque son fin.

Y amar es conocer el fin de todo.