jueves, 29 de septiembre de 2011

Daphne descends



Esta canción, Daphne descends de los Smashing Pumpkins, vuelve a mí con el paso de los años cada vez con más fuerza y significado. Creo que en todo lo que rodea al disco de Adore se encuentra una parte de mí que voy revelando poco a poco, por lo que significó para mí en su momento, 1998, el absoluto descubrimiento del placer estético, de la oscuridad musical, fue como si mi cuerpo y mi alma se hubieran reconocido con la escucha de este disco, algo enormemente convulso. No he vuelto a encontrar un sonido parecido como el que tiene ese disco, hecho con poco, a veces se entrevé el silencio, y al mismo tiempo una mole de materia sonora lo acolcha.

Es extraño que una canción se haga más y más grande a lo largo del tiempo en nuestro interior, hasta conformar un éxtasis espacio-temporal, un lugar en el que habitar el alma, algo con que protegerla, un inmenso escudo de belleza en el que resguardarse del mundo o con el que salir a por él, en cualquier caso protección.

Esta es mi canción, pocos lo saben.