domingo, 20 de noviembre de 2011

Afonía



Cuando nos despertamos el lunes, ninguno tenía voz. El escrutinio había finalizado.