lunes, 7 de noviembre de 2011

La verdad de su amor



Si una vez la luz os contuvo,
ya fue suficiente para no morir jamás.
El uno en el otro,
el uno en el otro
por siempre,
bajo todo cielo y toda noche.