sábado, 4 de febrero de 2012

Genios



No, no todo el mundo puede, ni porque yo lo diga ni porque yo lo piense. Cuánto dolor, Dios mío.

Ni el talento ni la genialidad pueden aprenderse en ningún lugar, se adquieren con uno mismo, como una responsabilidad mortal. Un genio es aquella persona de la que nacen las cosas como si fueran por primera vez, sin que tengan necesariamente que serlo, en una suerte de amor involuntario. El genio destruye la mediocridad a su alrededor enfermándola de belleza y envidia, descubriendo los nuevos límites de una manera natural como si siempre hubieran estado allí.

Altos, solitarios, libres y atormentados como nubes, surcan los genios el tiempo.