sábado, 24 de marzo de 2012

Todo mortal (principio)



Este es el principio de mi próxima incursión narrativa, cuyo nombre provisional es "Todo mortal" en el que el poeta Augusto Ferrán hace recapitulación de sus vivencias, calaveradas y pensamientos sobre la literatura y la poesía junto a Bécquer, tras la muerte del mismo:

"Todo mortal. También hace mucho tiempo, como al principio de tus ojos verdes, que tenía ganas de escribir cualquier cosa con este título. Y ahora sí, definitivamente amigo mío, que el mundo está vacío tras tu muerte, vacío para mí mientras bebo estas lágrimas que llevan tu nombre, mientras bebo mi vida en torno de un recuerdo que jamás podré abandonar de mi memoria, de cuyo solitario olvido, el mío, el de mi propia voz y pensamiento gastados, me propongo rescatar con estas páginas. Quizá, quiero pensar para consuelo mío, tu espíritu flote libre al fin lejos de las míseras cadenas y grilletes de la existencia, y ya seas leve bruma melancólica que baja insomne acunada por el Guadalquivir; u ola sobre la que la luz nocturna de la luna hermosamente herida y blanca se inunda de destellos en un rumor sin fin y oscuro, del mar a las arenas, del mar a las arenas. O seas el infinito y noble Cierzo que azuza en Trasmoz y silba entre las celdas de Veruela, celdas de calma y dulce anhelo, lejos de la Corte, que tanta paz nos dieron. O seas ya la suave e íntima brisa que deja el perfume de una mujer al pasar, el callado murmullo de unos labios que repiten tus versos en la profunda soledad de una habitación, encarnado en idea, en deseo, hasta que la mañana clareando el azul, incierta y triste, envuelva los cuerpos desnudos de todos los amantes que sueñan."

(Todos los derechos reservados. Tanto del Título como del cuerpo del texto en el registro de propiedad intelectual Safe Creative).