lunes, 11 de junio de 2012

El libro



Puedes leer tu vida o escribirla
algún día sabrás que son el mismo verbo.

Y el tiempo empujará tu cuerpo
al fondo de su misma muerte.

Y los recuerdos no,
ellos jamás te harán justicia
fuera de ti no son más que palabras rotas,
palabras, créeme, que nadie escucha,
como el significado de la lluvia en los tejados
o la mirada de un enamorado del que hace mucho tiempo y muchas calles.

Por eso el libro,
para que nada muera más
que lo absolutamente necesario.