lunes, 10 de septiembre de 2012

La magia




Prestidigitador de todas tus miserias, conoces bien el artificio. Sin embargo olvidaste que entre tanto
ella miraba al otro lado, y terminó creyéndose tus trucos a sabiendas de que era un espectáculo. Y aquella magia de creer bastaba.