sábado, 24 de noviembre de 2012

Uxoricidio involuntario (finalista del certamen LA NOVELA NEGRA) de Artgerust

Fuente: http://www.artgerust.com/blog/los-200-novela-negra

El nanorrelato "Uxoricidio involuntario" ha quedado finalista del certamen de Novela Negra de Artgerust y formará parte del libro de la antología que saldrá a la venta dentro de un mes más o menos.

Era la primera vez que me adentraba en semejante género y reconozco no ser muy ducho en este tipo de literatura. Lo más parecido a novela negra que he leído es La balada de la playa de los perros de Cardoso Pires (un libro que roza la perfección formal), El misterio de la cripta embrujada de Mendoza, los cuentos de Edgar Allan Poe y las novelas de Dostoyevski. Libros que se pueden contar con los dedos de la mano. 

De hecho el relato surgió de una casualidad. Viendo el programa "Pasapalabra" apareció la palabra uxoricidio. Su sonoridad y su significado me parecieron muy sugerentes para escribir algo con ellos. Así que hice un relato más de crítica social que de novela negra propiamente dicho, dándole la vuelta al sentido de la definición de la palabra. Hasta qué punto un hombre es capaz de someter su vida a la de su familia y a las apariencias, llegando a declararse culpable de asesinato por el suicidio de su mujer. Lo cierto, pese a lo escabroso de la temática, es que me reí bastante escribiéndolo, y es extraño, que de los cinco que envié al certamen, este fue el que menos en serio me tomé.

Podéis leerlo aquí:
Uxoricidio involuntario




martes, 6 de noviembre de 2012

El no retorno



El otoño se marcha aunque regresa
como un recuerdo, como un pensamiento.
El gris del cielo se sucede lento
como quien ha incumplido una promesa.

Y la lluvia, que todo lo atraviesa,
deja en mi corazón su encharcamiento,
la sombra de un fatal presentimiento
que se adueña del pecho y que lo apresa.

Pues siento como el tiempo repetido
se rompe de total melancolía,
y no retorna, no, que ya se ha ido.

Y esta vida que siento como mía
cae, como del árbol han caído,
las hojas que el verano sostenía.