martes, 6 de noviembre de 2012

El no retorno



El otoño se marcha aunque regresa
como un recuerdo, como un pensamiento.
El gris del cielo se sucede lento
como quien ha incumplido una promesa.

Y la lluvia, que todo lo atraviesa,
deja en mi corazón su encharcamiento,
la sombra de un fatal presentimiento
que se adueña del pecho y que lo apresa.

Pues siento como el tiempo repetido
se rompe de total melancolía,
y no retorna, no, que ya se ha ido.

Y esta vida que siento como mía
cae, como del árbol han caído,
las hojas que el verano sostenía.